Gastroenteritis por Rotavirus

Lic. Ana Nina Palacios
ana.palacios@wiener-lab.com
Centro de Investigación y Biotecnología – Wiener Laboratorios SAIC, Rosario – Argentina


La gastroenteritis aguda (GEA) es una inflamación o hinchazón del estómago y los intestinos a raíz de un virus. La infección puede llevar a que se presente diarrea, vómitos,
fiebre y dolor abdominal. Algunas veces, se denomina “gripe estomacal”.

Esta gastroenteritis puede estar dada por diferentes tipos de virus como: el norovirus (o virus similar a Norwalk); el astrovirus; el adenovirus entérico o el rotavirus. Este último es la principal causa de gastroenteritis grave en niños; también puede infectar a adultos expuestos a niños con el virus y a personas que viven en asilos de ancianos. La gastroenteritis por rotavirus (GEA-RV) se asocia a una mayor gravedad que la causada por otros agentes infecciosos y las personas con el mayor riesgo de gastroenteritis grave son
los niños pequeños y los adultos mayores debido al riesgo de deshidratación y la necesidad
de hospitalización.

Una infección por rotavirus es la causa más frecuente de diarrea en niños menores de dos años, afectando especialmente a lactantes. La infección es tan común en países industrializados como en países en vías de desarrollo; pero las consecuencias clínicas de la infección son mitigadas en el mundo industrializado por la fácil disponibilidad de la terapia de soporte. En los países subdesarrollados una infección
de este tipo puede ser mortal. Se estima que en los países en vía de desarrollo se infectan cada año 110-125 millones de niños por rotavirus y de éstos, 420.000 a 500.000 fallecen a causa de la gastroenteritis por este virus. Estos datos se refieren a niños menores de 2 años. En los países desarrollados las muertes por rotavirus se producen de forma muy esporádica, pero conllevan una importante carga económica. (WHO/IVB Rotavirus diseases burden estimates, January 2012)Los adultos también se pueden infectar por rotavirus. Lo más frecuente es que el virus se transmita de los niños a sus padres. Los mayores de 60 años y los ancianos también son susceptibles a padecer gastroenteritis por rotavirus, sobre todo aquellos que están internados en hospitales o en residencias de ancianos. Se trata
de un proceso autolimitado y de corta duración. No existe un tratamiento específico de la GEA-RV como tal, por lo que éste es exclusivamente sintomático. El rotavirus no solo se sufre una vez; la probabilidad de que un niño se contagie de una infección por rotavirus durante los primeros dos años de vida es del 96%, mientras que hay un 69% de probabilidades de que se infecte una segunda vez y un 42% de una tercera (por serotipos
distintos).

Causas
La gastroenteritis puede afectar a una persona o a un grupo de personas que hayan ingerido el mismo alimento o hayan tomado la misma agua contaminada. La vía de trasmisión del rotavirus es la fecal-oral. Este virus es muy contagioso y resistente. Los microorganismos pueden entrar a su organismo de distintas maneras:
• Directamente del alimento.
• Por medio de objetos como platos y utensilios para comer, juguetes, picaportes,
etc.
• Se pueden transmitir de una persona a otra por contacto cercano.

El tiempo entre el contagio y la manifestación de la infección intestinal (periodo de incubación) oscila entre dos y tres días. Una persona infectada por el virus es capaz de transmitir la infección durante todo el tiempo en el que está afectada por ella. Normalmente, este período dura unos ocho días aproximadamente, aunque puede variar según la persona.

Agente etiológico
El rotavirus es un virus esférico que pertenece
a la familia Reoviridae, tiene un genoma RNA de doble cadena con 11 segmentos que codifican para cada una de las proteínas virales (VP). Su clasificación en grupos está basada en la proteína estructural principal VP6 que determina la clasificación antigénica del virus en siete grupos (A al G). El grupo A está relacionado con la producción de diarrea grave en la infancia y representa mas del 90% de los casos (López Pío. Enfermedad por
rotavirus, características epidemiológicas, clínicas, manejo y prevención, vol: 6, no.2, pp. 41-62, 2004). Como la mayoría de los virus sin envoltura, el rotavirus sobrevive en superficies u objetos por largos períodos de tiempo, siendo muy contagioso. Una persona infectada elimina virus en las heces, e incluso por la orofaringe, antes del inicio de los
síntomas. Millones de partículas virales se excretan por gramo de materia fecal en los niños infectados.

Diagnóstico de Laboratorio
El método más ampliamente disponible para la confirmación de la infección por rotavirus es la detección del antígeno del rotavirus en las heces mediante ELISA, o bien mediante la prueba rápida de detección cualitativa de rotavirus que utiliza la tecnología de la inmunocromatografía con anticuerpos monoclonales específicos. Estos kits son simples de usar, de bajo costo, y muy sensible. Otras técnicas como electromicroscopía, reacción RT-PCR, hibridación de ácidos nucleicos, análisis de secuencias y cultivo se usan principalmente en entornos de investigación. El antígeno de rotavirus también se ha identificado en el suero de pacientes 3-7 días después de la aparición de la enfermedad, pero en la actualidad, las pruebas de diagnóstico de rutina están basadas principalmente en pruebas de especímenes fecales.

Prevención
Actualmente, es posible vacunar a los niños contra el rotavirus. La organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda prevenir el rotavirus debido a la gran carga sanitaria global que se atribuye a esta infección. Así, existen dos vacunas orales en el
mercado que son efectivas si se administran entre los 2 y los 6 meses de edad,disminuyendo los casos graves de la enfermedad y previniendo la necesidad de
atención médica o ingreso en el hospital. Esta vacuna es recomendable en niños que entran en contacto con otros niños a una edad muy temprana, por ejemplo en las guarderías. La introducción de la vacuna contra rotavirus en los Calendarios Nacionales
de Vacunación de Latinoamérica ha sido declarada una prioridad también por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), considerándose a esta medida
como una importante oportunidad para reducir en forma significativa la carga de
enfermedad que implica esta patología. Dos vacunas han sido recientemente aprobadas. La EMEA (Agencia de medicamentos europea) aprobó la Vacuna monovalente G1 P 1[8] humana (Rotarix®, Figura 1) y la FDA y la EMEA (Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU.) la vacuna pentavalente humano-bovino G1, G2, G3, G4 y P1 [8] (RotaTeq®). Ambas están aprobadas en Argentina por el ANMAT (Administración Nacional de
Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica). Un estudio epidemiológico conducido en
el Sanatorio Mater Dei, de Buenos Aires, en niños menores de 5 años con gastroenteritis, estimó que el rotavirus es responsable del 39% de las consultas por gastroenteritis
y del 42% de las internaciones en Argentina; con un costo directo que alcanzaría
anualmente los 27.7 millones de dólares. En los costos médicos directos se incluyeron los de atención en consultorio externo, emergencias e internación, entre otros, y dentro de los costos directos no médicos, el uso de transporte, el uso de pañales extra y la contratación de personal extra para cuidar al enfermo. El Rotavirus es una enfermedad infecciosa
prevenible y altamente contagiosa, que puede llegar a ser mortal en los menores, si no es tratada a tiempo. Ante esto, es significativo señalar la importancia de realizar la vacunación para los grupos de riesgo, como así también tomar las precauciones necesarias para evitar el contagio, principalmente medidas de cuidado e higiene ambiental que incluyan todos los utensilios y también los alimentos.


Imagen adaptada de: http://digital.vpr.net/post/rotavirus-vaccine-less-effective-abroad-prompts-vaccine-center-research

 

 

Deja tu comentario